19 marzo 2013

El origen de Homo sapiens y su expansión por el continente africano parte 1: El registro fósil y arqueológico.


Inicio conjuntamente con Maju, autor del blog sobre Prehistoria, Arqueología y Genética "For what they were...we are", una serie de artículos sobre las rutas de expansión de Homo sapiens atendiendo al registro fósil, arqueológico y genético; la parte genética será obra en su totalidad de Maju, que ha tenido la amabilidad de colaborar en este blog para la elaboración de esta serie que iniciamos.



 Running after Antelope- Ilustración de Adam Batchelor representando a los Hadza.

Si atendemos al registro fósil podemos concluir que el origen de Homo sapiens debemos situarlo en un período comprendido entre hace 200 y 150.000 años; en este intervalo temporal aparecen una serie de fósiles en África que empiezan a presentar características físicas propias de la humanidad actual, dentro de un marco cultural conocido como Middle Stone Age.


Los restos más antiguos conocidos de Homo Sapiens proceden del este del continente africano, en concreto de las dos partes opuestas de Etiopía; nos estamos refiriendo a los restos de Omo I-II, con 195.000 años de antigüedad, y los restos de Herto (Homo Sapiens Idaltu), con 160.000 años de antigüedad. En Muchos de los fragmentos craneales de Herto se aprecian marcas realizadas con instrumentos líticos que parecen indicar algún tipo de ritual. Con una cronología algo más reciente aparecen los restos de Laetoli, Tanzania, con unos 120.000años.

Contemporáneos a Herto tenemos en el Norte de África, concretamente en Marruecos, los controvertidos restos de 5 individuos de Jebel Irhoud, datados en 160.000 años. En Smugglers Cave tenemos restos de Homo Sapiens de 108.000 años de antigüedad (el niño Bouchra). Con unos 50.000 años de antigüedad tenemos los restos de Taramsa Hill, Egipto.

En Sudáfrica, los restos más antiguos de Homo Sapiens los tenemos en el complejo de cuevas de Klasies River Mouth, con una datación entre 120.000 y 90.000 años, los cuáles están quemados y presentan marcas de corte en superficie las cuáles parecen indicar, a diferencia de los restos de Herto, que fueron consumidos en un acto de canibalismo. Con una antigüedad de unos 115.000 años están documentados restos fósiles de Homo Sapiens en Border cave.

Pero como apoyo al registro fósil, el registro arqueológico nos dice que hace entre unos 300.000 y 200.000 años aparecen de forma progresiva una serie de innovaciones tecnológicas y culturales que se desarrollan dentro de un marco que conocemos como la Middle Stone Age (MSA).

Y es en este período en el que debemos buscar, a partir de la evidencia arqueológica, el origen del Homo Sapiens. Su origen y su expansión por el continente africano quedan reflejados en el registro en función de todos esos cambios que se van dando paulatinamente.

Algunas de las evidencias a las que nos estamos refiriendo y que caracterizan la MSA son:


- Generalización de las industrias sobre lascas y soportes que pueden ser enmangados. 

- La variabilidad regional de los complejos tecnológicos

- Transporte de materias primas a larga distancia

- La utilización del hueso como materia prima para la fabricación de arpones o punzones.

- Aprovechamiento de los recursos marinos y el procesamiento de vegetales para la preparación de alimentos.

- Aparición en el registro arqueológico del ocre y de colgantes con carácter “simbólico”.
 
La evidencia arqueológica nos revela la existencia de una variabilidad regional en la tecnología, pero bajo el denominador común de la utilización de la talla Levallois o Discoide para la producción de lascas, y por una industria que parece destinada a la producción sistemática de puntas, que serán las que en gran parte marquen los distintitos estilos regionales. 

La arqueología también revela una fase a partir de los 130.000 años en los que aumenta la densidad de yacimientos probablemente producto de un aumento demográfico y la expansión de Homo sapiens por el continente. 

Se dan también ciertas paradojas y excepciones en el registro arqueológico africano que podrían romper este esquema, como por ejemplo la utilización de herramientas enmangadas mucho antes de lo que pensábamos, hace unos 500.000 años.

No obstante, estas paradojas podrían ser objeto de amplias discusiones que podemos aparcar para otra ocasión, ya que obligarían a redefinir los límites de la Middle Stone Age.

Y atendiendo a la distribución geográfica, podemos determinar la existencia de ciertos complejos tecnológicos con determinadas características.

Con el mapa que exponemos a continuación se pretende ilustrar grosso modo los distintos tecno-complejos a los que nos estamos refiriendo y que deben ser adscritos al Homo Sapiens, aunque estos complejos hunden sus raíces también en otros de transición como el musteriense, el Sangoense o el complejo Fauresmith.



Así, en el norte de África tenemos dos complejos:

- El Ateriense (170.000-40.000 bp), representado en el mapa con puntos verdes, y caracterizado por la presencia de la talla levallois y los útiles pedunculados; progresivamente la talla laminar irá sustituyendo a la talla levallois e irán apareciendo características piezas foliáceas.



- Complejo Nubio (115.000-37.000 bp), representado en el mapa con puntos negros, y que parece una variante de la talla levallois destinada a la producción de puntas. En una primera fase predominan las puntas lanceoladas cercanas al lupembiense, para ir dando paso de forma progresiva a las puntas levallois alargadas (“de tipo nubio”) y piezas con truncadura.

En África central dominará el lupembiense (260.000-130.000 bp), representado en el mapa con puntos morados y que se podría considerar como una industria de transición, cercana al Sangoense (incluso se solapan ambos complejos en algún yacimiento como Kalambo Falls, si bien pervive hasta etapas más recientes; está caracterizada por la presencia de puntas bifaciales lanceoladas realizadas por retoque plano.




Foliate from Kharga Oasis (right – after Caton-Thompson, 1946) with Lupemban foliate (left) from Angola (after Clark, 1966).


En África oriental podemos distinguir algunas industrias indeterminadas caracterizadas en parte por la presencia de puntas foliáceas. La talla laminar también se constata desde hace unos 280.000 años en algunos lugares como la formación Kapthurin, en un contexto achelense, o Gademotaa.

En el sur del continente africano, destacan los conjuntos Still Bay (85-65 ka bp) y Howiesons Poort (71-59 ka bp), ambos representados de forma conjunta en el mapa con puntos rojos, algo más recientes, y caracterizados por la presencia de puntas lanceoladas bifaciales, industria ósea con punzones (Still Bay-Howiesons Poort) y por la presencia de microlitos estandarizados,algunos parte de útiles compuestos desde 71 ka bp en Pinnacle Point, así como del tratamiento térmico de la piedra (75 ka bp) para mejorar sus propiedades mecánicas y físicas, básicamente la dureza, la resistencia y la tenacidad, mediante la aplicación de calor y su posterior enfriamiento (Complejo Howiesons Poort).

En el centro y sur del continente africano, la industria ósea  cobra relativa importancia, ya que hay que ponerla en relación con el aprovechamiento de los recursos marinos.



En el sur también se han recuperado industrias en hueso, algo posteriores (unos 70.000 años) en sitios como Still Bay, Blombos y Sidubu Cave. En Blombos hay evidencias del aprovechamiento de recursos marinos (peces, moluscos e incluso mamíferos marinos como el delfín).



En Pinnacle Point está documentada la recolección de moluscos hace unos 164.000 años, en fechas similares a los recolectores de moluscos neandertales en la Península Ibérica.

La economía también refleja una estrategia de organización social, en la que algunos individuos que por cualquier motivo no podían decicarse a la caza mayor, estarían implicados con el grupo y se dedicarían a la caza-forrajeo de pequeña fauna, como por ejemplo las tortugas. Una sola tortuga (Chersina angulata) proporciona aproximadamente 3.332 kJ (796 kcal) en sus tejidos comestibles, lo que está entre el 20 y el 30% de las necesidades energéticas diarias de un adulto activo. Debido a que son fáciles de procesar, las tortugas constituyen un recurso muy valioso, pero su lento crecimiento y reproducción las hace susceptibles a la sobreexplotación.

Datos zooarqueológicos de Blombos Cave muestran el aumento en el consumo de tortugas entre 100-75 ka, aunque su aporte calórico en relación con el proporcionado por los ungulados se mantuvo moderado.

Relacionadas también con la tecnología, tenemos las evidencias del transporte de materias primas a larga distancia, como por ejemplo en los yacimientos de WhitePaintings Shelter y Tsodilo Hills, Bostwana, donde se documentan silcretas que proceden de lugares a 220 km de distancia. También hay que destacar que la obsidiana de Muguruk (Kenia) tiene su origen a 190 km. En Nasera Rock Shelter ,Tanzania, aparece obsidiana que fue recogida a 320 km de distancia.

Pero en la MSA van a aparecer otras serie de comportamientos que se relacionan con el llamado comportamiento moderno.


Pero volviendo al caso africano, parece que el uso del ocre alcanza su “máxima expresión” en Sudáfrica hace unos 100.000 años; de ello tenemos evidencias incontestables en Blombos, donde tuvo lugar el extraordinario hallazgo de un espacio de trabajo específico para la producción de ocre. 



En este espacio se seguía un proceso de elaboración de la pintura que consistía en la fricción de las piezas de ocre sobre losas de cuarcita, para producir un fino polvo de color rojo.; los pedazos de ocre se pulverizaban con molinillos de cuarzo y se mezclaban con huesos de mamíferos, carbón, piedra y líquido, para ser luego introducido en conchas y agitados suavemente. 

También en Blombos apareció un fragmento de ocre grabado con la misma antigüedad (100.000 años) y dos tablillas con motivos geométricos grabados con 75.000 años de antigüedad.



En Klasies River un fragmento de ocre de 100.000 años de antigüedad  presenta un patrón geométrico de líneas grabadas parecidas a la letra “x” y que recuerda al de Blombos.





La similitud con los ocres de Blombos podría no ser casual y estar relacionada con una seña de identidad colectiva, de una cultura que se extiende por la zona.

 En Sidubu Cave hay evidencia del uso del ocre desde hace 70.000 años como componente para la elaboración de adhesivos y  para la decoración de las puntas de caza posiblemente como una representación simbólica de la sangre de la presa. También en este lugar hay otra evidencia de un centro dedicado a la producción de ocre, con unos 58.000 años de antigüedad: se descubrieron 4 hogares cementados que contenían ocre, por lo que se piensa que los seres humanos habrían aprovechado la dureza que le proporcionaba la ceniza blanca al enfriarse, convirtiéndose en una superficie lisa adecuada para pulverizar el pigmento con rocas más grandes; podría ser un centro de producción a gran escala y en plazos cortos de ocre y de pegamento (realizado con ocre, grasa animal y goma vegetal).  Producían ocres de varios colores: restos de pigmentos han sido hallados en punzones en hueso, normalmente utilizados para trabajar la piel, por lo que se abre la posibilidadd e que estas personas "colorearan sus ropas".  Se especula con la importancia de esta producción con alguna finalidad "comercial".

Hay que recordar que en el continente europeo existen evidencias de la utilización de brea de abedul para enmangar en Alemania hace 125.000 años. También hay restos de un adhesivo elaborado a partir de savia de abedul por decocción de la corteza, procedente de Campitello (Italia), donde todavía el adhesivo permance adherido a la lasca de sílex, con una cronología que ronda los 200.000 años.


Cambiando de tema, la aparición de los enterramientos intencionados es otra de las prácticas asociadas a un cambio socio-cultural de los seres humanos, y para el período que nos ocupa tenemos tres casos bastantes claros en el continente africano: el primero, el enterramiento de una persona joven acompañada de Conus perforados, probablemente colgantes,  de Border Cave (70 ka), seguido de los de Taramsa (57 ka) y Nazlet Khater (56 ka).
 
Otra evidencia extraordinaria que nos viene de Sudáfrica (Diepkloof, Howiesons Poort) es la presencia de cáscaras de huevos de avestruz decoradas con motivos que se repiten hace 60.000 años, y que se cree fueron utilizadas como recipientes.


Cáscaras de huevos de avestruz decoradas similares a las de Diepkloof, han sido halladas también en Klipdrift Shelter, datadas entre 65-59 ka cal bp, y que aparecieron junto a restos líticos adscritos al complejo Howiessons Poort.


La utilización de conchas del género Nassarius o Conus como colgantes parece ser otra característica de la expansión de Homo sapiens; conchas de este tipo utilizadas como colgantes han aparecido en diversas zonas como Blombos (Sudáfrica), con unos 75.000 años de antigüedad (Nassarius) o en Border Cave (Conus) con unos 70.000 años.


Conchas nassarius de Blombos Cave.

Fuera del continente africano en Skhul, con unos 100.000 años, también aparecieron enterramientos con conchas de este género.

Así que parece que la expansión de Homo sapiens deja su rastro en la utilización de estas conchas como colgantes, aunque también hay que destacar que en Seggedim (Sahara) han aparecido objetos perforados de sílex que algunos han interpretado como pendientes.
 
Antes ya hemos mencionado que la diversidad en la explotación de los recursos es una de las características de la MSA, con la recolección de moluscos y la pesca.

En este sentido,  cabe mencionar la presencia y adaptación de Homo Sapiens a sitios costeros como Abdur Reef o Porc Epic, en Eritrea, y que pueden ser importantes de cara al análisis de la colonización de la península arábiga.

A esta diversidad en la dieta, hay que añadir el conocimiento del mundo vegetal, que parece ser otra de las características que Homo Sapiens nos revela a partir de las evidencias arqueológicas.


En Mozambique, en los yacimientos del lago Niassa (Nagalue-Mikuyu), se recuperaron una serie de herramientas que mostraban restos de haber sido utilizadas en el procesamiento de plantas variadas hace unos 105.000 años; entre ellas estaba el Sorgo, que curiosamente carece de gluten, por lo que es una opción nutritiva para las personas celíacas.

Tenemos la elaboración de colchones hace 77.000 años hechos con plantas que se caracterizan porque ayudan a repeler a los insectos; una auténtica muestra de la capacidad de observación y practicidad de Homo sapiens. Esta evidencia fue hallada en Sidubu Cave, Sudáfrica.

Hay un factor que posiblemente favoreció la expansión y el éxito de Homo sapiens y que observamos extrapolando los métodos de caza de algunas sociedades de cazadores y recolectores actuales, como por ejemplo los bosquimanos; podemos suponer que los primeros humanos modernos practicaban lo que se conoce como Caza de Persistencia, que consiste en perseguir a la presa hasta que ésta se agota y cae exhausta, momento que se aprovecha para dar muerte al animal.


Por ejemplo, durante una cacería de persistencia a un kudu o a un antílope, no se le tira lanzas desde larga distancia, un cometido casi imposible dada la agilidad y rapidez de unos animales con grandes cornamentas que pueden dar saltos hasta de 2 metros de altura.

Los bosquimanos salen en busca de su presa en las horas más calurosas del mediodía. Dependiendo de las condiciones especificas, el cazador perseguirá al elegido antílope durante 5 horas o más en un recorrido aproximado de unos 25 kilómetros, hasta que el animal cae agotado.  

En esta estrategia de caza por persistencia  juega un papel importante otra adaptación que hemos desarrollado, aunque esta adaptación también se le presupone a los neandertales: la pérdida de vello corporal y sudar con las glándulas de todo el cuerpo, lo cual nos permite refrescarnos mucho mejor que la mayor parte de los animales.
 

Este es un hecho importante en la caza por persistencia, ya que las presas necesitan jadear para refrescarse, algo que no pueden hacer mientras corren a toda velocidad, por lo tanto necesitan detenerse a refrescarse, lo que permite a los cazadores darles alcance.
 
Además, el eficaz sistema de refrigeración de los humanos implica que podemos cazar durante el día, cuando los otros grandes depredadores como los leones o los leopardos suelen estar descansando; normalmente cazan de noche para evitar el sobrecalentamiento.



Para concluir, hay que mencionar que es por las evidencias más antiguas del uso del ocre y del pegamento en el continente europeo, o por la aparición de las evidencias tan antiguas de los primeros ocres en África, entre otras muchas cosas, la razón por la cual la teoría de la Revolución Humana propuesta por Mellars haya quedado obsoleta; los cambios en el comportamiento de lo seres humanos hacia comportamientos más “modernos” van apareciendo de forma progresiva y parece que no son exclusivos de Homo sapiens.

En la MSA se aprecian una serie de cambios de forma progresiva que se iniciarían seguramente con Homo rodhesiensis y que culminan con Homo sapiens y su expansión por todo el continente y por el resto del mundo; se ha intentado hacer una síntesis de esos cambios tan extraordinarios que aparecen en el registro arqueológico de la MSA, y hacerlos encajar gosso modo con las dataciones propuestas para los primeros especímenes de Homo sapiens, pero buscar el origen de estos cambios y de Homo sapiens a partir del registro fósil y arqueológico parece una tarea imposible, una tarea que nunca llegaremos a conocer en su totalidad; el campo de la genética se ha erigido como una disciplina auxiliar e importantísima para buscar el origen de nuestra especie... 

En la segunda parte de esta serie, Maju buscará el origen y la expansión de Homo sapiens a partir de la genética, y así podremos ver que paralelos y que relación puede guardar con lo que nos dice el registro arqueológico.

OTROS POSTS DE LA SERIE DE EXPANSIÓN DE HOMO SAPIENS:

1.El origen de Homo sapiens y su expansión por el continente africano parte 1: El registro fósil y arqueológico (David Sánchez)

2. Breve introducción a la genética de poblaciones (Luis Aldamiz)

3. El origen de Homo Sapiens y su expansión por el continente africano parte 2: La primera expansión del Homo sapiens en África desde el punto de vista de la genética (Luis Aldamiz).

4. Fuera de África parte 1: La llegada a la península de Arabia y Palestina (Luis Aldamiz).

5. La expansión de Homo Sapiens por Asia meridional desde la perspectiva arqueológica (David Sánchez).

6. La primera colonización de Sahul (Australia, Tasmania y Nueva Guinea) según la evidencia arqueológica (David Sánchez).

7. La expansión de Homo sapiens en Asia y Australasia desde el punto de vista de la genética (Luis Aldamiz)

8. La problemática de los conjuntos de transición del Paleolítico medio al superior: los conjuntos asociados a los Neandertales (David Sánchez). 

9. La expansión de Homo sapiens hacia Eurasia occidental según la arqueología (David Sánchez). 

10. La evidencia genética de la paleohistoria occidental (Luis Aldamiz). 



  Fuentes:


-
Late human evolution maps, Leherensuge.

- Evidence of human beachcombing in South Africa: 164-120,000 years ag, For what they were...we are.

-People ate processed sorghum 100,000 years ago in Mozambique, Leherensuge.

- Not yet metallurgy but the same basic concept... 75,000 years ago, Leherensuge.

- Decorated ostrich eggshells from MSA South Africa, Leherensuge.

- Solutrean-style retouch 75,000 years ago in South Africa, For what they were...we are.

- Advanced lithic tech 70,000 years ago in South Africa, For what they were...we are.

Origin of Aterian, Leherensuge.

- Las poblaciones del Pleistoceno Medio europeas utilizaban ocre rojo en fechas similares a las poblaciones africanas, Prehistoria al Día.

-Espacio de trabajo específico para la producción de Ocre hace 100.000 años en Blombos, Sudáfrica, Prehistoria al Día.

- Homo Sapiens utilizaba técnicas avanzadas de fabricación de herramientas hace 71.000 años en Sudáfrica, Prehistoria al Día.

Cazadores rápidos y precisos frente a cazadores por persistencia, Prehistoria al Día.

¿Lanzas con puntas de piedra hace 500.000 años en Sudáfrica?, Prehistoria al Día.

- Nuevas evidencias de la utilización de adhesivos naturales para enmangar herramientas entre los Neandertales, Prehistoria al Día.

- Bouchra, niño Homo Sapiens en Marruecos hace 108.000 años, Prehistoria al Día.

- Cuadro resumen de los tecnocomplejos líticos y óseos, Julián Sánchez Martínez.

- The affinities of the Klasies River Mouth remains.

- Paleoantropología hoy, MSA. 

El tratamiento térmico en rocas silíceas, un procedimiento técnico para la talla

- Compound-Adhesive Manufacture as a Behavioral Proxy for ComplexCognition in the MiddleStone Age

- Provenancing of silcrete raw materials indicates long-distance transport to Tsodilo Hills, Botswana, during the Middle Stone Age

Colores, simbolismo y lenguaje 

El nacimiento del ornamento personal

- Hafted armatures and multi-component tool design at the Micoquian site of Inden-Altdorf, Germany

- Descubren "fábrica" de pigmentos de la Edad de Piedra

- Stone Age Color, Glue 'Factory' Found

El ateriense del norte de África y el solutrense peninsular
 
- Early human occupation of the Red Sea coast of Eritrea during the lastinterglacial

Evolution, revolution or saltation scenario for the emergence of modern cultures?

Homo Sapiens

- 'Colchones' con repelente de insectos de hace 77.000 años

- Mozambican Grass Seed Consumption During the Middle Stone Age

- The Middle Stone Age Occupation of Atlantic Central Africa: New Evidence From Equatorial Guinea and Cameroon

- Middle Stone Age Starch Acquisition In the Niassa Rift, Mozambique

Identifying regional variability in Middle Stone Age bone technology: The case of Sibudu Cave

- New ages for the post-Howiesons Poort, late and final Middle Stone Age at Sibudu, South Africa

- Le Middle Stone Age de la grotte du Porc-Épic (Dire Dawa, Éthiopie) : gestion des matières premières et comportements techniques

- Shell Beads from Aterian Early Modern Human Sites

- Las herramientas de piedra de los Neandertales VII: Las técnicas de talla de los Neandertales


- Homínidos: las primeras ocupaciones de los continentes

- Prehistoria I. Las primeras etapas de la Humanidad

- El consumo de tortugas en el MSA

d'Errico, F., & Stringer, C. (2011). Evolution, revolution or saltation scenario for the emergence of modern cultures? Philosophical Transactions of the Royal Society B: Biological Sciences, 366 (1567), 1060-1069 DOI: 10.1098/rstb.2010.0340


14 comentarios:


  1. Hola David

    Muy interesante el texto como siempre.
    Creo que el origen de HS es más antiguo de lo que hasta ahora creíamos. Ahí están el reciente estudio del cromosoma Y y los dientes sapiens de Qesem que se publicaron hace un par de años con una antiguedad de 400.000 años. Claro que el registro fósil es el que es pero habrá que seguir atentos a los nuevos datos, sin duda habrá sorpresas.

    ResponderEliminar
  2. Hola Iván, gracias!!

    La verdad es que el origen de sapiens es un enigma que probablemente nunca se llegue a resolver, si bien parece que los últimos estudios apuntan en esa dirección de ser más antiguo de lo que se suponía.

    Seguro que en la segunda parte de este post, la parte genética, Maju nos resolverá muchas dudas sobre el tema genético y el origen de Homo Sapiens.

    Con respecto a los dientes de Qesem, creo que al final Bermúdez de Castro se mostraba escéptico porque el rango de fechas llegaba hasta los 200.000 años, por lo que se podían solapar con las fechas ya obtenidas para África, y porque pensaba que los dientes presentaban más similitudes con los neandertales.

    Pero la verdad es que no he vuelto a escuchar nada sobre este tema desde hace un par de años.

    Un saludo y gracias por participar!!

    ResponderEliminar
  3. Primero de todo, decir que es un trabajo de compilación y síntesis impresionante, sobre una fase de la prehistoria humana que, al menos a nivel de divulgación se conoce bastante poco.

    Además del tema de los arpones, que ya comentamos por correo, me ha llamado mucho la atención lo de el colchón, que no conocía.

    Respecto a lo que comenta Iván de que el origen de Homo sapiens sería más antiguo... habrá que confirmarlo con evidencias fósiles. Ya hablaremos más de este tema en las próximas entregas pero no hay ninguna razón para pensar que los linajes A0 y A00 o los nodos de bifurcación correspondientes deban ser estrictamente sapiens. Pueden perfectamente corresponder a mezcla o hibridación con otras especies cercanas (H. rhodesiensis?)

    Por qué? En parte porque el ADNmt y el grueso del ADN-Y (a partir del nodo A1b) apuntan a un origen único en una región entre el Lago Chad y el Lago Victoria, quizá el Alto Nilo. Además hay indicaciones de que tanto la rama occidental de Camerún y África Occidental (ADNmt L1 esencialmente) como la rama meridional de África Oriental y Meridional (ADNmt L0) podrían haber incurrido en algún tipo de hibridación menor con otras especies próximas, similar a los episodios de hibridación en Eurasia con neandertales y Denisova/H. erectus.

    Uno de los problemas es a qué llamamos H. sapiens exactamente pero personalmente me parece que la evidencia más antigua es Omo 2, que aparece junto a un pre-sapiens: Omo 1. Esto sugiere que, siempre en espera de nueva evidencia que mejore nuestro entendimiento, la génesis del Homo sapiens anda cerca de esas fechas, es decir: unos 200,000 años en el pasado.

    ResponderEliminar
  4. Hola Maju,

    La verdad es que lo de los arpones con estas fechas tan antiguas es un indicador clarísimo sobre la destreza, imaginación, creatividad...de los seres humanos...poco más se puede decir...sólo quedarse admirando los arpones.

    Lo de los colchones me pareció en su momento muy interesante, pero aún mas cuando me pasaste la fuente de Leherensuge sobre el procesamiento del Sorgo en Mozambique, evidencia que desconocía, y entonces había que relacionar las dos noticias/evidencias; creo sinceramente que estas personas conocían las propiedades de muchas plantas y para diversos usos. Lo del sorgo y el gluten es maravilloso; quizás a algún miembro del grupo le sentaba mejor para su organismo comer algún alimento a partir del procesamiento del sorgo, quien sabe.

    Según el pequeño anticipo que haces, parece que la genética nos dice que existireron episodios de hibridaciones, me pregunto hasta qué punto se podrían relacionar con el registro arqueológico y esa variabilidad regional de la tecnología de la MSA y la sustitución y/o contemporaneidad de algunas industrias, por esto tengo muchas ganas de leer tu artículo!!

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy en ello, David. Lo que pasa es que entre semana ando muy pillado de tiempo pero tendrás los artículos en pocos días.

      Sin embargo yo no me voy a atrever a paralelizar directamente la evidencia genética con la arqueológica, en parte porque aún me quedan muchas dudas sobre las fechas de la MSA en cada sitio (a ver si aprendo algo más) y en parte porque a veces esa correspondencia no está demasiado clara. Por ejemplo pienso que hay linajes que quizá estarían ligados al Ateriense o a las incursiones del período 125-90 Ka BP en Arabia y Palestina, pero en estos casos están muy ocultos por una capa posterior que vino de Asia (y en África del Norte en parte seguramente de Europa también).

      En lo que respecta a las regiones al sur del Sahara, quizá el caso más claro sería la aún apreciable correspondencia genética (ADNmt L0 sobre todo) entre África Oriental (al sur de Etiopía sobre todo) y Africa Meridional. No sé si se ve algo de esto en el MSA. Otra rama distintiva desde época temprana (ADNmt L1) parece centrada en la región al sur del Lago Chad, con expansión más temprana (L1c) en esa misma región (quizá algo más al sur ya que corresponde en gran medida a los Pigmeos Occidentales). Finalmente hay una tercera rama (L2"6) que parecería originarse al Este del Chad y expandirse (L2, L3'4) en esa zona y también el Alto Nilo. De esta sub-rama (L3) emergerán los linajes no-africanos principales: M y N.

      "Según el pequeño anticipo que haces, parece que la genética nos dice que existireron episodios de hibridaciones"...

      Es un tema bastante nuevo y por lo tanto un poco incierto pero es bastante plausible. No sabría como relacionarlo con la evidencia tecnológica sin embargo.

      Eliminar
  5. Ok Maju!! Sin problema, no hay prisa. Lo de la relación con la tecnología es una idea que se me ha venido sin pararme a pensar en la complejidad que entraña.

    Pero me parece muy interesante la idea que apuntas de que puede haber linajes ligados al ateriense, por ejemplo, o a la expansión hacia Arabia y Palestina. Bueno...ya disfrutaremos el artículo cuando llegue su momento!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algunos de esos linajes ADNmt L(xM,N), inicialmente considerados como Africanos por defecto se encuentran no sólo en África del Norte sino también en Arabia con posibilidad de ser muy antiguos allá (es decir de época cercana al Ateriense y la migración "out-of-África". Suelen ser relativamente raros (frecuencias bajas pero no negligibles, es decir: no lo que llamaríamos "erráticas"), lo que lleva a veces, en análisis superficial, a confundirlo con arribadas más recientes (trata de esclavos y otras rutas comerciales medievales-modernas) pero sus variantes son a menudo raras en África al sur del Sahara y/o relacionadas con pueblos marginales en la trata, como los pigmeos o los bosquimanos. Son linajes muy sugerentes pero lamentablemente la genética africana tienes muchas lagunas de conocimiento y alta complejidad (está muy remezclada), lo que dificulta el análisis. Ver: este artículo antiguo, aunque quizá necesite correcciones.

      Algunas variantes han permeado no sólo al Creciente Fértil, sino también a Europa, sobre todo a la mitad occidental de Iberia, donde podrían haber llegado con el Neolítico o quizá incluso en las interacciones del Solutrense Ibérico con la génesis del Oraniense (Iberomauritano) de África del Norte hace c. 20,000 años. Al principio muchos pensaban que los linajes (Norte-)Africanos (tanto paternos como maternos) en Iberia vendrían de la época Musulmana pero tienen un gradiente que no corresponde para nada con ello, por contra se concentran en el tercio occidental: Portugal, Andalucía Occidental (pero no Oriental, es decir no el reino de Granada), Extremadura, León (antiguo reino, no sólo la provincia, aunque con concentración en la zona de la montaña), Galicia, Asturias y al menos parte de Cantabria.

      Los linajes ADNmt L(xM,N) también tienen alguna presencia en Italia y más ocasionalmente en el resto de Europa (ver. aquí, con una lista larga de linajes L1b que parecen específicos de Europa) Además un partilinaje Europeo Neolítico (documentado en la Catalunya neolítica temprana) importante es E1b-V13, que es un efecto fundacional curiosísimo en la Grecia neolítica o incluso (más probablemente) mesolítica, que llegó allí vía Oriente Próximo pero realmente floreció en los Balcanes. Este linaje es muy común en Grecia y Albania (>30%), importante en otras zonas de los Balcanes y el Sur de Italia (creo) y en frecuencias más bajas se encuentra por toda Europa o casi.

      O sea que los europeos somos un poco africanos, no sólo en origen último sino por influencias más recientes.

      Volviendo al comienzo, algo, aunque sea poco, de la genética norteafricana y árabe parecería ser del Paleolítico Medio. Además de los linajes mt (y algunos Y) raros, parecería haber algo detectable en el ADN nuclear (recombinable). En dos estudios caseros que hice con el programa ADMIXTURE detecté en ADN nuclear componentes extraños en el Sur de Marruecos (sobre todo) en el primero, y, en el otro, en el Delta Egipcio compartido con Arabia Saudita. Lo más característico de estos componentes es que sus distancias genéticas (Fst) con todos los demás son de dimensión "continental" (o "racial" si quieres): a niveles similares a los que diferencian África Ultrasahariana de Eurasia Occidental... pero en relación a ambos.

      Eliminar
  6. Aupa, he escrito una entrada en mi blog (en inglés) a modo de síntesis-referencia de ésta. Al hacerlo me he dado cuenta de que el mapa carece de la referencia de Katanda. Otro tema que me causa dudas es la atribución del Ateriense a fechas tan tempranas como 170.000 BP (creo que las revisiones más recientes apuntan más bien a c. 125.000 BP).

    ResponderEliminar
  7. Hola Maju!! Me había equivocado de mapa!! he añadido el "penúltimo" en lugar del definitivo, gracias por darte cuenta!!Ya he subido el correcto, pero ahora veo que mencionar en tu blog que Katanda está más al este de Muguruk; en el mapa la había puesto un poco por debajo y más al oeste.

    Las dataciones del ateriense las mencionó Riel Salvatore en su blog; también en el manual Homínidos dicen que hay autores que consideran que el ateriense debe tener su origen en cronologías de hace unos 200.000 años, pero no entra en detalles; he tomado como válida esa referencia de Riel Salvatore.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Riel-Salvatore lo dice tendré que fiarme pero honestamente tengo mis dudas para antes de 125-130 Ka.

      Respecto a Katanda, el resumen del estudio correspondiente dice claramente:

      ... "Katanda on the Upper Semliki River in the Western Rift Valley of Zaire"

      Al principio busqué "Katanda" y sólo encontraba otra localidad de ese nombre en Kasai Oriental pero entonces busqué el río Semliki y vi que es un tributario del Lago Alberto (frontera entre R.D. Congo y Uganda), que nace en Kivu Norte, fronterizo con Ruanda y Uganda. El Lago Alberto es visible en tu mapa, así que al Sur-Sudoeste de él, no demasiado cerca, puesto que es el ALTO Semliki, no el Bajo Semliki. Creo que te harás a la idea. Es en la zona de los Grandes Lagos más que el Congo propiamente dicho.

      Eliminar
  8. He puesto Katanda al SE de Muguruk; no si es el punto exacto pero parece que es más exacto en esta zona, tal y como comentabas. Un saludo!!

    ResponderEliminar
  9. hola una pregunta que me hicieron en un practico de prehistoria que no la puedo resolver ahi va ¿ como y por que dejaron las primeras especie el continente Africano?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al por qué la respuesta sólo puede ser tentativa, especulativa incluso: por necesidad, por curiosidad, por presión demográfica relativa a su economía/ecología. En general parece común que entre los pueblos cazadores-recolectores las disputas a menudo se resuelven poniendo tierra por medio: migrando, aunque sólo sea rotando entre las diferentes bandas que componen el grupo mayor. Eventualmente algunos migrarían más allá. Explorar y conocer territorios amplios es también parte de sus dinámicas normales, por lo que la curiosidad exploratoria aunque no fuera el impulso definitivo sí que debió de jugar su papel.

      Un aspecto que se considera hoy día probablemente importante, al menos en la migración del Homo sapiens, es el efecto "bomba de agua" que pudieron tener los períodos pluviales, notablemente el Pluvial de Abbassia (c. 125-90 Ka BP). Durante el Pluvial, el Sahara y el desierto arábigo se abrirían a la colonización, habiendo incluso rutas fluviales además del Nilo; luego la sequía (no necesariamente al final del período pluvial sino también en ciclos intermedios dentro de éste) podría haber empujado a los colonos más allá, funcionando de forma análoga a una bomba de presión, que primero se llena y luego se vacía por el otro extremo.

      Respecto al como, la respuesta más simple es caminando - a través del Sinaí, Palestina, Arabia, etc. Sin embargo la migración costera con ayuda de balsas, incluyendo el cruce del Mar Rojo por el sur, es también casi segura. Algunos gustan de confrontar ambas opciones pero es probable que no sean más que rutas complementarias de hecho. Por un lado los caminantes más estrictos tendrían que cruzar ríos y pantanos, mientras que los navegantes más osados también usarían las rutas terrestres a conveniencia, (por ejemplo para cruzar el subcontinente indio la ruta más probable y directa es la interior a lo largo de los ríos Narmada, Son y Ganges, sin excluir necesariamente otras complementarias).

      En este sentido la evidencia indirecta en favor de una colonización temprana de parte de Europa por H. ergaster (Achelense) a través del estrecho de Gibraltar hace más de un millón de años se hace cada vez más sólida (fechas muy tempranas en Iberia). Si esto es así, H. ergaster habría emigrado por al menos dos rutas diferentes: Sinaí y Gibraltar. Estaríamos entonces hablando de navegación básica en épocas muy anteriores a la de nuestra especie y con capacidades craneales aún limitadas en el género Homo. Esto no es ninguna locura, ya que también encontramos a H. floresiensis (probablemente derivado de H. erectus o quizá H. habilis) más allá del estrecho de Lombok, lo que exige navegación casi obligatoriamente. Hay también evidencia de colonización de Creta en época Achelense (pero con dudas respecto al período exacto de momento).

      Eliminar
  10. Actualizo post con las evidencias de Klipdrift Shelter, compeljo Howiessons Poort con ocre y cáscaras de huevos de avestruz grabadas.

    ResponderEliminar

Por favor, se pide respeto en los comentarios hacia las opiniones de todos, sin caer en la xenofobia, el racismo o cualquier otra manifestación de intolerancia. Entre todos podemos construir, debatir y aprender desde el respeto mutuo. Gracias!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...